Bansuiso

0 0 de reseñas
Photo: katorisi / CC BY-SA

La mayoría no espera encontrar una villa de estilo francés debajo del castillo de Matsuyama, pero esta elegante construcción ofrece un respiro del bullicioso centro de la ciudad de Ehime. Bansuiso, en gran parte oculto por árboles y edificios modernos, fue originalmente la segunda Residencia del Conde Hisamatsu Sadakoto, descendiente del clan samurái Matsuyama y antiguo señor del castillo vecino.

Información

Dirección

3 Chome-3-7 Ichibancho, Matsuyama, Ehime 790-0001 (Direcciones)

Horario de servicio

9:00 - 18:00 Cerrado

Horario de apertura

Lunes Cerrado
Martes 9:00 - 18:00
Miércoles 9:00 - 18:00
Jueves 9:00 - 18:00
Viernes 9:00 - 18:00
Sábado 9:00 - 18:00
Domingo 9:00 - 18:00
Holidays 9:00 - 18:00

Número telefónico

089-921-3711

Payment Method

  • Pay by cash

Amenidades

  • Estacionamiento gratis
  • Restroom

Facilities

  • Cafe

Cómo llegar

5 minutes on foot from Okaido Station.

Artículos relacionados

Explorar

Castillo Matsuyama

Castillo Matsuyama

El castillo de Matsuyama es uno de los doce "Castillos originales" de Japón. Estos son castillos que han sobrevivido ilesos a la era posfeudal desde 1868. El castillo está ubicado en la montaña Katsuyama de 132 metros de altura, que ofrece a los visitantes una gran vista de Matsuyama, con alrededor de 200 cerezos en los terrenos del castillo, el castillo de Matsuyama es un destino popular, especialmente durante la temporada de los cerezos en flor. El castillo de Matsuyama se construyó entre 1602 y 1628 y se asignó a una rama de la familia Matsudaira en 1635. Es un excelente ejemplo de castillo feudal. El templo Honmaru está ubicado en la cima de la colina y es accesible a través de varias puertas bien defendidas. La torre principal es una de las pocas del país que tiene múltiples alas. El complejo también incluye una torre secundaria y varias torres adicionales. Dentro del castillo, algunas exhibiciones brindan información sobre la historia de Matsuyama y la era feudal.

Ehime A 6 minutos de distancia
Museo del tren de Botchan

Museo del tren de Botchan

El Museo del Ferrocarril de Botcha está diseñado para ser un museo para todos. Cuenta la historia del ferrocarril Iyotetsu, que ha estado disponible para los ciudadanos de Matsuyama desde su fundación en 1887. Las exposiciones son entretenidas incluso si no eres un gran fanático de los trenes. Una réplica de la locomotora Iyotetsu No. 1 da una idea del paisaje del período Meiji. Tambien cuanta con partes y vías de ferrocarril individuales de cada época, un diorama del antiguo paisaje urbano de Matsuyama y una selección de fotos históricas, para que el visitante pueda sentirse como en un viaje en el tiempo. En este museo se pueden ver trenes innovadores en todo Japón, pero el tren Botchan tiene tanta historia y adoración que fácilmente se ubica como una de las mejores experiencias de trenes en Japón. Además, los visitantes pueden ir al Starbucks contiguo al vestíbulo en donde pueden disfrutar de un café.

Ehime A 0.8 km
Isaniwa Shrine

Isaniwa Shrine

Se dice que el santuario se fundó en el sitio donde el emperador Chūai y la emperatriz Jingū se bañarón en Dōgo Onsen y es mencionado en Engi shiki. En el siglo XIV, el clan Kōno trasladó el santuario a su ubicación actual y fue reconstruido por el clan Matsudaira en el siglo XVII. Los edificios actuales, con sus grandes superficies bermellones datan al año 1667. Allí están enterrados los originales “bañistas imperiales”, y hoy en día se puede disfrutar de impresionantes vistas de la ciudad de Matsuyama desde el santuario. A pesar de su edad, el santuario todavía está lleno de fieles e incluso de parejas que celebran su boda o se toman fotos. Aunque los visitantes notan que las escaleras son un poco “traicioneras”, las vistas y el ambiente tranquilo te ayudarán a caminar y sumergirte en la larga historia que tiene este santuario y si tienes la suerte podrás ver una ceremonia. Si el viaje te cansa, siempre puedes relajarte en el Dogo Onsen, el cual se encuentra al pie de la propiedad.

Ehime A 2.1 km
Explora Ehime