El Museo de la Publicidad de Tokio

Entrada gratuita al mundo de la publicidad japonesa

Daniel Vesey
Isabel Ballester   - 8 min read

Caminando desde la estación de Shimbashi hacia el edificio Dentsu encontramos el Museo de La publicidad de Tokio, una interesante visita. Desde mi punto de vista, los edificios son más sorprendentes que algunos de Shinjuku, y esto ya es decir bastante. En el museo te adentrarás en el mundo de la publicidad japonesa, que es una experiencia verdaderamente fascinante y educativa. En este increíblemente moderno edificio, se muestra la publicidad contemporánea, pero de antemano caminarás a través de la absorbente historia de cómo empezó todo y cómo la publicidad ha evolucionado a su actual etapa avanzada y creativa. Este viaje comienza en el período Edo, repasando la ostentación y el glamour hasta los medios de comunicación presentes hoy en día.

La publicidad hoy en día está increíblemente avanzada, con la tecnología y el social media en constante evolución. Sin embargo, mirando hacia atrás a la época Edo de Japón puedes quedar igual de impresionado con la creatividad y el uso de los recursos que tenían a mano. El inicio del museo está dedicado a este período, en el que la publicidad era un proceso más tangible y físico. Hay grandes objetos expuestos, como un amplio abanico de madera utilizado como rótulo para una tienda de abanicos, junto con un gran pincel pintado para mostrar una tienda de pinceles. Estos signos indicaban instantáneamente a los transeúntes qué vendía cada tienda.

Con el paso del tiempo, se empezaron a usa grandes flyers y carteles para anunciar varias cosas. Esta es, obviamente, al igual que en Occidente, con grandes carteles y posters, la forma principal de la publicidad antes de la aparición de la radio y la televisión. Hay algunos folletos y carteles con maravillosas ilustraciones que muestran un brillante trabajo artístico. Hay descripciones de las obras en inglés que ofrecen una amplia información sobre estos cambios históricos de la publicidad.

A continuación de los flyers y carteles asistimos al nacimiento del periódico en la era Meiji, en 1868. Hay una magnífica exhibición de páginas de los periódicos de esta época que ofrece una amplia perspectiva de la publicidad durante esta época en Japón. Después de esto viene el período del 1900 en adelante, con varios elementos que representan los cambios de la sociedad, no sólo en Japón sino en todo el mundo. Hay algunos óleos impresionantes durante el período Taisho a partir de 1912 que muestran como progresó la urbanización y floreció un nuevo “modernismo Taisho”. En este periodo los japoneses comenzaron a estar influenciados por el estilo de vida occidental, y se abrieron muchos grandes almacenes para satisfacer sus necesidades de consumo. Así, las tiendas se convirtieron en las pioneras de la moda de esta época.Me encantan estas pinturas al óleo, no sólo orientales, sino también de occidente, antes de que la publicidad cambiara radicalmente con la llegada de la televisión. Para mí son tan creativas como los anuncios de hoy en día, ya que son formas físicas de arte en las que sus creadores pusieron muchísima dedicación. Están aún vivas; no se mueven como los anuncios de televisión, y esto es lo que me gusta de ellas. A pesar de su inmovilidad, cuentan una historia tan bien como un anuncio de televisión con técnicas avanzadas de edición, y reflejan la sociedad potentemente.

Los cambios siempre son inevitables, la Segunda Guerra Mundial cambió la publicidad en Japón y provocó que se entrara en un período de hibernación que sumió al país en las sombras de la guerra, haciendo que el consumismo pasara a un segundo plano por un tiempo. Entonces apareció la propaganda liderada por el gobierno en un intento de levantar el ánimo de los japoneses. Cuando la guerra había terminado, un Japón decidido se levantó de sus cenizas y apareció de la mano una nueva publicidad. Brotó la vida de nuevo a través de revistas y periódicos, y más aún con la televisión. Un dato muy interesante de la exposición en este punto es que los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964 incrementaron el número de televisores en los hogares hasta un altísimo 90%, por lo tanto, se creó una enorme plataforma para trabajar y prosperar y una significativa audiencia que presenciaba este objetivo. Comenzó, por tanto, una nueva era con los "cuatro grandes medios de comunicación”: periódicos, revistas, radio y televisión.

En este punto, el museo ha llegado a la década del 2000, con objetos que representan los cambios en la sociedad; portadas de revistas de glamour y fotos son algunas de las muchas cosas que se usan como ejemplos de tales cambios de la cultura y las ideologías. Aquí puedes ver la rápida evolución del teléfono móvil, una nueva plataforma para los medios de publicidad junto con la poderosa presencia del social media. Se pueden destacar cinco palabras claves: Asia, digital, salud, ecología y deflación. Todos los artículos muestran de forma efectiva el gran impacto que han tenido en nuestras vidas y nos fuerzan a reflexionar profundamente sobre el pasado, del mismo modo también podemos dilucidar un frenético futuro.

La parte final del museo fue mi favorita. Un iPad conectado a una pantalla de televisión que ofrecía una muestra retrospectiva de los anuncios de televisión desde 2010 hasta 1953. Para mí fue muy interesante ver los cambios en la cultura de consumo y estilo de vida de los años 50, 60, 70, 80, y 90 hasta el presente siglo 21. Los anuncios muestran los cambios de la cultura y la ideología a lo largo del tiempo. Lo que también me resultó interesante fue ver estos anuncios, uno de cada década, y observar cómo se hicieron cada más provocativos y sensuales con el paso de los años. También disfruté viendo el uso del color, desde que apareciera por primera vez en la escena para ser luego implementado de una manera más creativa en los anuncios modernos. Me gusta realmente la creatividad japonesa y se puede ver como progresa aceleradamente en la publicidad actual. También creo que hacen las mejores películas, ya que tienen muchísima libertad de expresión oportunidades para experimentar.

Merece la pena visitar el Museo de Publicidad Tokio, especialmente porque la entrada es gratuita. El museo no es demasiado grande en comparación con otros, pero sin duda hace un excelente uso del espacio y está repleto de información y medios interactivos. Se encuentra en el edificio de Dentsu en Shiodome, muy cerca de la estación de Shimabshi. Está abierto de martes a viernes de las 11:00h a las 18:00h y los sábados de la 11:00h a las 16:30h. Cierra los domingos y lunes (martes si el lunes es un día festivo).

Desafortunadamente, no permiten hacer fotos dentro del edificio, pero saldrás de allí con magníficos folletos con imágenes que proporcionan una detallada información. También hay una biblioteca de publicidad a la izquierda de la recepción.

Isabel Ballester

Isabel Ballester @isabel.ballester